La alta tecnología no nos hace más listos

by

He encontrado una historia en Slashdot que me ha dejado de piedra. No me pronuncio acerca de su verosimilitud, pero es realmente sorprendente. Os la traduzco aquí:

Todos sabemos que los adelantos en tecnología pueden costar a la gente sus trabajos. Sin embargo, en algunos casos, el hecho de introducir nueva tecnología puede retrasarse a menudo demasiado tiempo. Allá en 1997, mi casa nueva estaba en el lento proceso de transformar los planos de papel, en ladrillos de cemento. Una de las primeras tareas era representar la forma de la casa exactamente sobre la tierra. Mi constructor utilizaba un subcontratista para hacerlo, y yo tenía ocasión para verlo trabajar. Un día llegó montado en su viejo pick-up con cuatro “trabajadores” sentados en la parte posterior. Para representar el “rectángulo inicial” del edificio, siguen este algoritmo:

  • Mida una línea base para el borde largo del rectángulo. Marqúelo con dos estacas amartilladas en la tierra, y ate un trozo de cuerda de nylon entre ellas.
  • Ate un segundo trozo de cuerda a una de las estacas y dele la longitud de la anchura del rectángulo. Calcule visualmente el ángulo entre la nueva línea y la anterior, de manera que sean aproximadamente 90 grados. Obtendrá una forma de “L”. Un individuo sostiene la cuerda allí.
  • Haga igual en el otro extremo del rectángulo. Ahora tiene una forma de “U” y dos individuos están sujetando los extremos abiertos de las cuerdas.
  • Tome un tercer trozo de cuerda, igual en longitud a la longitud del rectángulo. Dé un extremo a cada uno de los dos individuos que están sosteniendo ya las cuerdas. Haga que tiren hasta que las tres cuerdas estén tensas. Ahora tiene un paralelogramo hecho de cuerda, con dos individuos sujetándolo en dos vértices.
  • Ahora tome dos cintas métricas largas y con un individuo situado en cada esquina de nuestro paralelogramo, coloquen las cintas métricas a lo largo de las dos diagonales del paralelogramo. Con dos individuos sosteniendo las cintas en las estacas del perímetro, y los otros dos que sostienen las cuerdas, dígales que se comuniquen las longitudes de las diagonales, tensando los dos puntos libres hasta que todas las cuerdas estén tensas, y las dos cintas métricas de las diagonales están leyendo las mismas longitudes. Esto requiere muchos gritos, maldiciones, y que cada uno diga al otro de qué manera moverse.
  • Ahora tiene un rectángulo, así que claven en el suelo las dos estacas faltantes, y después nivelen la cosa entera, eso sí, con un “chisme con laser realmente impresionante”.

Bien, miré esto con una cierta diversión (y preguntádome porqué no calculaban la longitud de la diagonal directamente). El individuo que era el jefe dijo que eso no se podría hacer: “¡es imposible!”. Le hablé sobre el teorema de Pitágoras. Con la ayuda de una calculadora (él no sabía para qué valía esa tecla divertida de la “raíz-cuadrada”), podía demostrarle cómo de fácil es calcular la longitud de la diagonal y eliminar todo el “voceo”. “¡Guau!”, gritó. Entonces pensó por un momento… “¡ahora necesitaré solamente a tres individuos sosteniendo la cuerda!”… y hacto seguido ¡despidió a uno de ellos allí mismo! Pensé que bromeaba, pero al día siguiente, cuando medían el lugar para el garage, había un individuo menos que sostenía la cuerda.

Así pues, un viejo avance tecnológico de 2.500 años costó a un pobre individuo su trabajo…

La conclusión que saco de este texto, es que las tecnologías nos ayudan, pero no nos vuelven más listos. La valía y los conocimientos de cada uno sigue siendo el factor más importante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: